Momentos criticos de la humanidad

Fisica, Historia, Fisica, crisis energetica, energias renovables, energia, relatividad

EL TRIBUNAL ELECTRÓNICO                                                                 Pittsburg, 6 de octubre 1951

 

 

La construcción de máquinas pensantes ha progresado muchísimo durante los últimos años, especialmente en nuestro país, que ostenta ahora el primado de la técnica así como Italia tuvo en sus tiempos el primado del arte, Francia el de la elegancia, Inglaterra el del comercio y Alemania el de las ciencias militares.

En estos días se realizan en Pittsburg los primeros experimentos para utilizar máquinas en la administración de la justicia. Después de haberse construido cerebros electrónicos matemáticos, dialécticos, estadísticos y sociológicos, ya se ha fabricado en esta ciudad, fruto de dos años de trabajo, el primer aparato mecánico que juzga.

Tal aparato gigante, con un frente de siete metros, se alza en la pared de fondo del aula mayor del tribunal. Los jueces, abogados y oficiales de justicia no ocupan sus lugares habituales, sino que se sientan como simples espectadores entre las primeras filas del público. La máquina no tiene necesidad de ellos, es más segura, precisa e infalible que sus reducidos cerebros humanos. Como único ayudante el enorme cerebro tiene a un joven mecánico que conoce los secretos de las innumerables células fotoeléctricas y de las quinientas teclas de interrogación y comando. El único recuerdo del pasado que se ve en la máquina es una balanza de bronce que corona platónicamente al metálico cerebro jurídico.

La primera audiencia del novísimo tribunal comenzó hoy por la mañana, a las nueve horas. El primer imputado fue un joven obrero de la industria siderúrgica, acusado de haber asesinado a una jovencita que se le resistía. El acusado narró a su modo el hecho, y otro tanto hicieron los testigos. Luego, el técnico oprimió un botón para preguntar a la máquina cuáles eran los artículos del código que debían aplicarse en el caso. En un cuadrante iluminado aparecieron inmediatamente los números pedidos. El mismo cerebro, debidamente manejado por su secretario humano, concedió las atenuantes genéricas, y pocos segundos después, en otro cuadrante, apareció la sentencia: veintitrés años de trabajos forzados para el joven asesino. Un distribuidor automático vomitó un cartoncito en el que estaba repetida la sentencia, el inspector de policía recogió este cartoncito y condujo fuera al condenado.

Apareció luego una mujer, quien de acuerdo con la acusación había falsificado la firma de su patrón para apoderarse de algún millar de dólares. Este segundo proceso se despachó aún con más facilidad y rapidez: se encendieron algunos ojos amarillos y verdes en la frente del cerebro jurisconsulto, y al cabo de un minuto y medio apareció la sentencia: dos años y medio de cárcel.

El tercer proceso fue más importante y duró algo más. Se trataba de un espía reincidente, que vendió a una potencia extranjera documentos secretos referentes a la seguridad de nuestro país. El interrogatorio, hecho por la máquina mediante señales acústicas y luminosas, duró por espacio de varios minutos. El acusado solicitó ser defendido, y el cerebro mecánico, después de reconocer el buen derecho de la demanda, mediante un disco parlante enumeró las razones que podían alegarse para atenuar la vergonzosa culpa. Se siguió una breve pausa y en seguida otro disco respondió punto por punto, en forma concisa y casi geométrica, a aquellas tentativas de disculpa.

El asistente consultó a diversas secciones de la máquina, y las respuestas, expresadas inmediata y ordenadamente mediante signos brillantes, fueron desfavorables al acusado.

Finalmente, después de algunos segundos de silencio opresivo, se iluminó el cuadrante más elevado de toda la máquina: apareció, primeramente, el lúgubre diseño de una calavera, y luego, un poco más abajo, las dos terribles palabras: «silla eléctrica».

El condenado, un hombre de edad mediana, muy serio, de aspecto profesoral, al ver aquello profirió una blasfemia, y luego cayó hacia atrás contorsionándose como un epiléptico. Aquella blasfemia fue la única palabra genuinamente humana que se oyó en todo el proceso. El traidor fue tendido en una camilla de mano y gimiendo desapareció de la sala silenciosa.

No tuve voluntad ni fuerza para asistir a otros cuatro procesos que debían ventilarse aquella misma mañana. No me sentía bien, una sensación de náuseas amenazaba hacerme vomitar. ¿Era aquello el efecto de algún manjar indigesto tomado en el desayuno, o tal vez consecuencia del siniestro espectáculo que implicaba aquel nuevo tribunal?

Regresé al hotel y me tendí en la cama pensando en lo que había visto. He sido siempre favorecedor de los prodigiosos inventos humanos debidos a la ciencia moderna, pero aquella horrible aplicación de la cibernética me confundió y perturbó profundamente. Ver a aquellas criaturas humanas, quizá más infelices que culpables, juzgadas y condenadas por una lúcida y gélida máquina, era cosa que suscitaba en mí una protesta sorda, tal vez primitiva e instintiva, pero a la que no lograba acallar. Las máquinas inventadas y fabricadas por el ingenio de los hombres habían logrado quitar la libertad y la vida a sus progenitores. Un complejo conjunto mecánico, animado únicamente por la corriente eléctrica, pretendía ahora resolver, en virtud de cifras, los misteriosos problemas de las almas humanas. La máquina se convertía en juez del ser viviente; la materia sentenciaba en las cosas del espíritu... Era algo demasiado espantoso, incluso para un hombre entusiasta por el progreso, como yo me jacto de serlo.

Necesité una dosis de whisky y algunas horas de sueño para recuperar un poco mi serenidad. El tribunal electrónico tiene, sin duda, un mérito: el de ser más rápido que cualquier tribunal constituido por jueces de carne humana.

 

Giovanni Papini (Firenze9 gennaio 1881 – Firenze8 luglio 1956)

 

home

           home

lea informaciones sobre pensionados y jubilados residenciados en el exterior en:

http://jubiladosenelexterior.blogspot.com.es/

links

SAIME (Mivimientos Migratorios)   http://www.saime.gob.ve/?s=movimientos+migratorios

SEDE PRINCIPAL DEL IVSS   http://www.ivss.gov.ve/

Esq. Altagracia, Edf. Ibarra, Sede Ppal. del IVSS, Detrás del Banco Central de Venezuela

(0212)801.1085/1088/1143/1090/1059

 

consulado de Venezuela en Milan   http://www.consulvenmilan.com/

Consulado de Venezuela en Madrid  http://madrid.consulado.gob.ve/

Instituto venezolano de los seguros sociales   http://www.ivss.gov.ve/

Informacion del IVVS para los pensionados al exterior  http://www.ivss.gov.ve/Ciudadano/Pensionados-en-el-Exterior

Identificacion y extranjeria   SAIME     http://pasaporte.saime.gob.ve/

Fundacion Gran Mariscal de Ayacucho.   http://www.fundayacucho.gob.ve/

cencoex  http://www.cencoex.gob.ve/

http://consuladodevenezuela.es/ Tenerife

http://www.consulvenevigo.es/contenido.php?idpag=1&mostrar=inicio   Consulado vigo

consulado en chile http://chile.embajada.gob.ve/index.php?option=com_content&view=

category&layout=blog&id=7&Itemid=27&lang=es

consulado Napoles http://www.consulvenenap.com/HOME_ITA/ITA-II.html

 Consulado USA            

 https://www.google.it/?gfe_rd=cr&ei=j6ZMVb2AB8nD8geBh4GQCQ#q=

consulado+de+venezuela+en+usa+new+orleans

• Consulado de Venezuela en Porto, Portugal

 

• TELÉFONO

• (+351) 226 052 520

• FAX

• (+351) 226 096 099

• CORREO ELECTRÓNICO

[email protected]


Consulado General de Venezuela en Río de Janeiro - Brasil

Av. Presidente Vargas, 463/14º andar. Centro.

Rio de Janeiro. RJ. CEP: 20071-003.

 

Teléfonos

mapaicono

(+5521) - 2554-5955 / 2554-6134

tambie direccion de los otros consulados




 

 


fisica

Articulos de la Historia de la Fisica

Arte

historia

cuentos

otros

Oops! This site has expired.

If you are the site owner, please renew your premium subscription or contact support.